martes, febrero 14, 2012

Agujeros



No sé guille qué contarte ni de qué de tanto. (En conclusión he aprendido lecciones insuperables a todos los niveles, aunque el examen sea altamente mediocre. )

Si no nos damos esas vueltas por la turba de Madrid ( su comuna, el guetto o la cuerda floja dónde coexisten malhechores y malnacidos), tendré que hacerte un collage de estos meses.

Madrid está llena de agujeros. Los hay en las calles, los más visibles. Los taparon con válvulas que llaman alcantarillas, pero sucede que a veces nada es suficiente a lo que emana del más arriba que cae más abajo y vuelve a la calle.

El agua nunca pensó que iba a caminar tanto.

Madrid es una ciudad de casas vacías. Una casa vacía es un agujero en otra casa.

///Un falta de cobijo que existe materialmente en otra calle. ///Tu posible vida bajo esas paredes, sacudiendo el mantel sobre las ajadas ventanas se reproduce por fantasmas, a veces políticos, en las casas vacías de Madrid.

Hay agujeros en las masas y en las botas de la policía, un dolor de que faltan mil para que dejemos de ser mártires para ser algo más serio que el simbolismo y belleza poética de david contra goliath.

Y cae ceniza en Atenas y el humo llena agujeros de miedo, para darnos a todxs el calor de la certeza, que será otra cosa y soplará el viento y nada más lejós de aquí, habrá una playa.
.















No hay comentarios: